Desde el decreto 2649 de 1993 se conocía que en Colombia era necesario realizar una conciliación fiscal para el cálculo del impuesto diferido.

A raíz de que en Colombia se presentaban estados financieros que no eran tan financieros, sino que se realizaban con un enfoque más fiscal que contable, convirtiéndose en una tradición para muchos contadores públicos satisfacer únicamente los requerimientos de información fiscal.

 

Es así como llego las necesidad de información para  los otros usuarios de la información como lo son los proveedores, bancos, accionistas, clientes, inversionistas entre otros, que no les importa las doctrinas de la Dian, lo máximo que requieren es el dato de la tasa efectiva de tributación; lo que realmente buscan es información netamente financiera para la toma de decisiones, más aun en un mundo cada vez más globalizado donde también es más fácil importar y exportar y donde se requiere comparar estados financieros colombianos frente a los de otros países con cifras confiables.

A partir de este año los contadores públicos encargados de preparar la declaración de renta y complementarios de los obligados a llevar contabilidad en Colombia deberán preparar y presentar como anexo ante la Dian un nuevo reporte de conciliación que presente las diferencias entre la aplicación del nuevo marco técnico normativo que en años anteriores conocimos como las famosas NIIF frente a las disposiciones tributarias contenidas en el estatuto tributario colombiano.

Ahora pasando el tema de las NIIF y asumiéndolas como un nuevo marco de contabilidad o simplemente como la contabilidad colombiana y siendo conscientes de la separación, Independencia y autonomía de las normas tributarias frente a las de contabilidad y  de información financiera, podremos concluir que existirán estados financieros que si son financieros y por otra parte un  reporte que nos muestre las diferencias frente a  los valores fiscales,  que son estos últimos con los que se preparan y presentan la declaración de renta.

Este reporte será obligatorio presentarlo a la Dian para empresas que tengan ingresos brutos fiscales iguales o superiores a  $1,433’655.000 y en todo caso para los obligados a llevar contabilidad el formato deberá ser diligenciado y encontrarse a disposición de la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –DIAN aunque no cumpla el tope. Existirán dos reporte identificado con el número 2516 para personas jurídicas y el reporte 2517 para personas naturales residentes en Colombia que lleven contabilidad.