• Directamente, a través de un software dispuesto por el facturador electrónico.
• A través de la solución gratuita dispuesta por la DIAN.
• Mediante un proveedor tecnológico autorizado por la DIAN.